RECORDANDO A MELODY

Ted estaba afeitándose cuando sonó el timbre. El ruido le sobre­saltó tanto que se cortó. Su apartamento de propiedad se hallaba en la planta treinta y dos, y Jack, el portero, solía avisarle por anticipado de cualquier posible visita. Así pues, debía ser alguien del edificio. Pero Ted no conocía a ningún vecino, al menos … Leer más

ESTA TORRE DE CENIZAS

Mi torre es de ladrillos, pequeños ladrillos grises como el hollín, hechos con una brillante sustancia negra curiosamente parecida a la obsidiana, a mi inexperto entender, aunque sin duda alguna no puede ser obsidiana. Se asienta junto a un brazo del Mar Magro, seis metros de alta y hundiéndose, y el borde del bosque queda … Leer más

LOS REYES DE LA ARENA

    Simon Kress vivía solo en una gran mansión situada entre montañas áridas y rocosas a unos cincuenta kilómetros de la ciudad. Y así, cuando tuvo que ausentarse inesperadamente por asuntos de negocios, no dispuso de vecinos de los que pudiera aprovecharse para dejarles al cuidado de sus mascotas. El halcón no era problema. … Leer más

LOS HOMBRES DE LA AGÜJA

Viviendo en el distrito norte de la ciudad, Jerry había visto muchas cosas jamás soñadas en lugares como Forest Park y Wilmette. Pero además había aprendido a preocuparse de sus asuntos, y por eso no fue extraño que apenas pensara dos veces en el tipo de la aguja hasta que topó con los polizontes en … Leer más

EN LA CASA DEL GUSANO

Desde siglos más allá del recuerdo, la Casa del Gusano se ha­llaba sumida en la podredumbre, y así debía ser, ya que podredum­bre es simplemente un nombre más del mismo Gusano Blanco. Por eso los yaga-la-hai, los gusahijos, se limitaban a sonreír y a conti­nuar como siempre, aunque las cortinas se pudrieran en las paredes … Leer más

EL TRATAMIENTO DEL MONO

Del aclamado autor de juego de tronos, Jorge R.R. Martin Este cuento de Gorge R.R. Martin no guarda relación con juego de Tronos, pero es muy bueno. Kenny Dorchester era un hombre obeso. No siempre había sido obeso, por supuesto. Llegó al mundo como un bebé perfectamente normal de modesto peso, pero la nor­malidad fue efímera … Leer más

A %d blogueros les gusta esto: