Un brazo

  -Puedo dejarte uno de mis brazos para esta noche -dijo la muchacha. Se quitó el brazo derecho desde el hombro y, con la mano izquierda, lo colocó sobre mi rodilla.   -Gracias -me miré la rodilla. El calor del brazo la penetraba.   -Pondré el anillo. Para recordarte que es mío -sonrió y levantó … Leer más

Gracias

Sería un buen año para los caquis. El otoño en las montañas era hermoso. La ciudad portuaria estaba en la punta meridional de la península. El chofer del ómnibus bajó del primer piso de la terminal a la sala de espera, donde se sucedían humildes puestos de venta de golosinas. Su uniforme amarillo tenía un … Leer más

A %d blogueros les gusta esto: